Música para teatro

 Mi primer trabajo en colaboración con mi hermano Gabriel. Fue como cuando jugabamos en el patio de la calle Riglos.
Luego de mucho debatir y experimentar con formatos académicos como el oratorio o el recitativo, finalmente pensamos un unipersonal con música en vivo. Juan Palomino en la piel de Nito (un amigo de Cortazar de la secundaria) lee las cartas que fue escribiendo en un lapso de 30 años. La música esta escrita con un formato jazzistico y un espíritu tanguero.
Completan el equipo tres amigazos: Juan "Pollo" Raffo en piano, Daniel Berbedés en la dirección y Ricardo Santillán en la técnica.


 En este segundo trabajo de musica incidental para las directoras Sandra Torlucci y Teresa Sarrail tuve el honor de crear los ambientes sonoros de esta version de Antigona Furiosa de Griselda Gambaro.
Trabajamos el tema de la repeticion (tres actores personificaban a Antigona) para lo cual se me ocurrio emplear un canon a tres voces. En este caso los recursos sonoros fueron el cuarteto de saxofones y una serie de efectos grabados con los actores (percusion corporal, sonidos realizados con papel y juegos con la voz). Como Antigona reaparecia en la Buenos Aires post dictadura, la musica intenta ser ciudadana y atemporal al mismo tiempo.

Claudia Carbonell volvio a convocarme para un proyecto teatral...
Solo ella puede crear la dramaturgia para un tema tan complejo como la bomba de Hiroshima.
Esta basada en el intercambio epistolar entre un gran filosofo aleman y el encargado de apretar el boton, que desafio!!
El clarinete bajo, la flauta de madera que estaba estrenando y una paleta de sonidos electronicos fueron los recursos seleccionados para buscar el clima de la obra.

Un proyecto muy interesante. La puesta tenia varios registros simultaneos: un par de viejos amigos que dialogaban, un radio teatro, la aparicion magica de la virgen...
Sobre texto original de Alejandro Finzi, Florencia Cresto (la directora) realizo su especial version.

Las directoras de teatro Sandra Torlucci y Teresa Sarrail me invitaron a hacer la música original para su nueva mirada del clásico de Armando Discépolo. La paleta instrumental en este caso fue bandoneón (Ale Guershberg), piano (Liamgot), cello (Fer Dieguez), flauta y percusión (Leo Savelón). Tiene dos temas originales y afines que corresponden a los dos personales principales. El proyecto fue estrenado en el 2009 y lo grabé con Gustavo Liamgot quien padecía una pesadísima enfermedad y falleció ese mismo año. Por ello la música tiene una gran carga afectiva, fue mi último trabajo con este gran músico y amigo con quien compartimos tantas experiencias.